Los primeros años de vida son fundamentales para el perfecto desarrollo de la visión. Por ello, el diagnostico precoz en niños es determinante para que los defectos oculares puedan ser corregidos y no dejen secuelas que persistan durante toda la vida.