Se deben hacer de manera rutinaria para garantizar así una buena visión y unos ojos sanos.

Una revisión ocular normal consta de varias pruebas que pueden incluir: comprobación del estado general de los ojos, graduación de la vista y sobre todo control de la tensión ocular para prevenir el GLAUCOMA.

Lo ideal es realizarse una revisión ocular una vez al año.